PUBLICACIONES

Dueñidad #GeneroYDatos

05/10/2017

Decir que la sociedad es desigual es real, pero desigualdad es un concepto que queda corto si queremos describir la civilidad del siglo XXI. El sistema ha superado esa instancia, no en el sentido de haberla resuelto, sino que hemos ascendido, potenciado y rebasado la desigualdad. Hemos escrito libros, fundado partidos políticos, creado multimedios, bailado canciones y construído familias dentro de la desigualdad. Y ya no se trata sólo de la asimetría en la trama simbólica y de poder que nos enreda, sino de conocer quiénes son los dueños del mundo.

por Luciana Bernard

Los dueños de la política son hombres. Quienes escriben las leyes de educación son hombres. Los que cobran los sueldos más altos son hombres. Los dueños de la palabra en los medios son hombres. Los altos cargos de los puestos jurídicos son hombres. Dios es hombre.

Es que la construcción de la masculinidad tiene que ver con el mandato de la potencialidad del hombre, por sobre tantos objetos, simbólicos y reales, porque alrededor de los estereotipos culturales acerca de lo femenino y lo masculino se han construído pares dicotómicos, exhaustivos y excluyentes entre sí, que describen el orden natural de las cosas.

Históricamente el hombre ha sido un personaje público, racional y universal que ha utilizado su mente para desarrollar sus ideas abstractas sobre hechos. La mujer, en cambio, es subjetiva y doméstica. Su moral, eternamente cuestionada, se basa en valores emocionales y concretos. Su corazón le habla con metáforas íntimas y particulares. Es posible, entonces, negar que los hombres (sujetos) han sido educados para ser dueños de las mujeres (objetos), siendo esa dueñidad una piedra fundacional en su ser-estar en el mundo?

Una de las grandes alternativas para mantenerse a flote en esta forma de organización y distribución de riquezas (materiales y simbólicas) y territorio (cuerpos), es la comunidad, siendo los lazos que unen a un grupo social, sostenido en tiempo y espacio, mediante reglas propias, compartiendo las mismas necesidades y persiguiendo un fin común, redes que se tienden para sustentar esos entramados colectivos de resistencia al orden no natural de las cosas. El trabajo comunitario se presenta como una soga que impide hundirse en el Patriarcado.

En Acción Colectiva estamos plenamente convencidos de que el trabajo comunitario y las visiones compartidas, en un marco de relaciones igualitarias, pueden transformar positivamente el medio en el que vivimos. Dentro de esta lógica, en el #OpenDataDay nos encontramos con un grupo de personas que, motorizados por las mismas necesidades, decidieron encontrarse, conversar y delinear objetivos comunes para visibilizar el estado de las cosas, poniendo en relieve la desproporción existente entre hombres y mujeres, llevando del borde al centro las injusticias del Patriarcado, abordando la problemática desde diversos ángulos, difundiendo material original y confiable, con una metodología plural y democrática.

Es así que nace la iniciativa de #GéneroYDatos de Rosario.

 

RITA SEGATO en Santa Fe Debate Ideas - Teatro El Círculo - Rosario, 24 de agosto

EVA ILLOUZ en Santa Fe Debate Ideas - Teatro El Círculo - Rosario, 24 de agosto

DIANA MAFFIA “Contra las dicotomías: feminismo y epistemología crítica”

 

 

SUMATE a la Acción Colectiva


Acercate así compartimos el esfuerzo